Samanta

Soy Samanta Cabrera Noriega y esta es mi historia…

Hija de padres muy trabajadores, humildes, responsables y con mucho amor.

Fui hija única hasta los 9 años luego nació mi hermano Jorge quien es mi compañero desde ese entonces.

Mi niñez se vio marcada por mi intento de hacer cosas diferentes, recuerdo que en preescolar concurse para niña Navidad y bueno no gane porque se suponía que había que ir con la corona y la banda de reina. Osea!, esa derrota a mi corta edad me hizo llamar a mama, vivíamos junto a la escuela, en mi mente claramente la memoria que corrí a casa para cambiarme el vestido ponerme mis suecos (zapatos de meter muy a la moda en aquel entonces) y un vestido de Navidad que mi mami lo hizo para mí (me remonto a estos años porque es necesario contarles todo esto fue en el 94) bueno me fui de baile y olvide ese episodio en mi vida.

No siempre fui “gordita” mi sobrepeso comienza a los 12 años cuando mi mama (típico de las madres quieren engordarte porque yo era flaquita) pasaba un mal aire y me llevaba así dice mi mama. Jajajaja! continuando mi mama pidió unas vitaminas carísimas a un tío en Alemania y para sorpresa crecí 20 centímetros y engorde en triple, no recuerdo como se llamaban (me adelanto porque ya las veo comprando esas vitaminas jajjajaja!)

En la escuela fui la primera niña

En la escuela fui la primera niña que tocó en la banda de guerra mi extinta escuelita “Felices Mañanitas”, digo extinta porque ya es historia, cerró como hace 10 años atrás.

En mi escuela estaban pues las compañeritas que no tomaban vitaminas y eran flaquitas como yo lo era o eso imagino jajajaj eso me pasó a mí, ellas eran bastoneras ahí todavía no existían las cheerleaders y bueno entenderán por mi peso ni madres ni por el ánfora de las bastoneras y yo miraba como entrenaban y a mi y otras compañeras grandes y gorditas nos hacían desfilar pero al fondo, hasta que un dia yo vi unos platillos flamantes en la banda de guerra y adivinen queeeee siiii!, ese fue mi momento de gloria, le llore al entrenador porque jodía que eso era para hombres y yooo noooo por favor voy hacerlo bien quiero hacerlo y de tanto joderlo así como dicen que el agua rompe la piedra creo que yo rompí con la paciencia del entrenador y siii queridas entre a la banda de guerra, primero los niños me veían raro pero luego entendí y entendieron que eramos amigos y me apoyaban para las caminatas ensayos y bueno, pase de tocar los platillos al tambor pequeño, luego al tambor de dos palillos y en una ocasión el tambor mayor, nunca olvidaré el rostro de mi padre en cada desfile, me llevaba agüita y se tomaba fotos conmigo, mi mami también pero yo siempre esperaba a mi papa (para nosotras nuestro padre es lo mejor del mundo sin duda).

Bueno paso y el legado quedo luego 3 niñas entraron y yo feliz, me gradué fui al cole “Dolores Sucre” antes de empezar ahí aprendí muchas cosas peinar mi cabello, y tener nítidos mis zapatos y lo esencial mis “alitas” bien paradas.

Ahí aprendí disciplina porque les corría a las inspectoras, hasta que me hacia amigas de ellas y ayudaba a tomar asistencia, bueno la vida en el cole fue diferente y fue una etapa donde pase de la niñez a la adolescencia y aprendes millón (no quiero volver ni loca a mis etapas pasadas es recuerdo nada mas).

Bueno les cuento no desarrolle hasta los 14 si tenia cuerpo de nadadora, nada por delante nada por detrás jajaja peor curvas y eso que no tengo muchas imaginen era una niña siii hasta los 14 jaja!

Hice muchas amigas, escuche muchas historias acerca de la virginidad, besos, novios. etc (tuve novio a los 17 ya no me digan nada esta niña empezó tarde jajajaja)

Bueno en el cole no tenia ganas de nada referente a banda de guerra ni bastoneras (no era flaca y las gordis iban para la banda de guerra y literal ya estaba harta de mis años de escuela)

Mejor me dedique a conocer, hacer amigas, contar chistes y si era terrible, hasta que veía que mi cuerpo no se transformaba pensé que había algo mal en mi hasta que a los 15 vino la regla y ahora tenia miedo, mi papa me llevo a tomar helado con toda mi familia y yo quería morir, era vergonzosa hasta la Real G4life jajaja.

Bueno pero si ajá era vergonzosa con los chicos o algo referente a mi cuerpo pero nunca para exponer o leer los editoriales, versos o poemas en la formación los lunes.

Mi padre siempre me apoyo y me dijo que quería que sea feliz, las matemáticas no eran lo mío y el un día me dijo “hija yo no te pido 20, solo te pido que seas feliz, aprendas y pases de año”

Me quito una maleta de encima porque en todas las materias era un 18 pero esa hasta la hice supletorio (fue la primera y ultima vez), bueno volviendo al relato mi papa me entreno para muchas cosas, aprendí a decir palabrotas, defensa personal, correr y cosas de “hombres” porque el estaba seguro que yo podría defenderme sola y bueno también fue abierto en la sexualidad mas que mamá y me contaba lo que los chicos muchas veces querían y bueno hice caso (por eso tuve novio a los 17 osea!).

Hice grandes amigas

Hice grandes amigas, mi pasión los deportes aunque gordita con sobrepeso no obesidad la profe de atletismo un dia en frente de todas mis compañeras me dijo Cabrera! Póngase a correr 10 vueltas usted tiene que bajar esa panza y yo quería morir porque veo las fotos de mi adolescencia brodeeeers no era gorda solo tenia barriguita y cachetes (herencia purita), eso me marco la vida y me traume, empece dietas locas, masajes  a los 15 fui al gym pero no era feliz, yo era feliz en la cancha jugaba volley, basquet y correr.

Llegaron los 15 ilusionada porque mi cuerpo al fin iba a cambiar siiii cambio un poquito y ahora tenia vergüenza, los chicos empezaron a gustarme y yo tenia muchos miedos porque solo hablaba con ellos en la cancha de mi casa (al frente hay una múltiple) y hacer algún plan ya chevere pero para hablar cosas del amor y si me gustaban no podía ni mirarles a la cara jajaja que tímida del carajo, pero era por mis inseguridades que ya tenia conmigo.

Mi mejor amiga me enseño a besar la pared, la mano, la naranja para que pierda mis miedos hasta que al fin me toco y ni saben que vergüenza solo sabia dar piquitos jajajajaj esa es otra historia que después se las contare vamos a concentrarnos, yo bailaba jodía y todo pero ya veía algo seria salia corriendo.

Bueno ya tenía la estura que tengo ahora 1,68 me graduó, voy a la universidad y a la par estudie mi primera carrera chef (cocino como los dioses y me recontra engorde) el sobrepeso apareció, la universidad hizo de las suyas (todo era diferente estudiaba con hombres y laaaaampara yo no sabia socializar a menos que este jugando un partido hasta que tome mucho valor y empece).

Luego empece a trabajar y en mi trabajo inocente yo era tan feliz fui recepcionista lo hacia con amor, devoción, ascendí a vendedora de mostrador y atendía muchos hombres, mis compañeros eran hombres y taraaan vencí mi miedo.

Luego de eso me gradué, me cambie de trabajo, mi peso bailaba porque engordaba, enflaquecía, mis compañeras de trabajo hacían dietas y tomaban pastillas , entre en ese juego (lo peor de mi vida, si la peor decisión) aprendí a no quererme a querer cambiar todo porque la típica, eres alta, bonita pero deberías bajar unas 20 libras y quedarías bien y yoooo wtf!

Bueno en ese lapso mi familia mi abuelo era oriundo de Guamote perteneciente a Chimborazo, necesitaban una reina que los represente y adivinen que , si me postule, retrocedo en el cole lo intente 2 veces 1 como señorita deporte quede entre las finalistas, gano una flaca, quise ser reina me prepararon mis amigas en el curso y pues tampoco (eso lo tenia en la sangre decía como puede ser que yo estoy igual de preparadas que ellas y no puedo representar mi cole, porque y empece a odiar mi cuerpo).

Bueno esta fue mi oportunidad para ir a las tarimas y la pasarela quede segunda finalista , mi familia y yo viajamos para representar a la reina del carnaval y bueno la típica ganó una flaca y ojo que me mate en dietas pero yo jamas me veo flaca mis huesos son anchos y mi contextura también, fuck en aquel momento (ahora me río).

Entre el año 2012 ya graduada de mis dos profesiones, me caso, me embarazo y dejo de trabajar cuando di a luz, siempre me gusto tener mi dinero desde pequeña y empezaron las ideas en mi mente, cuando tenia mi bebe pequeño me dedicaba hacer cenas, almuerzos hasta que el cumplió tres años y bueno decidí volver a trabajar pero nadie cuidaba a mi bebe como yo, así  que decidí volver a casa pero esta vez escuchando y leyendo mucho, aquí en esta época mi peso se disparo 240 libras fue la máximo que llegue a pesar y comenzaron las quejas de mi salud, de que no tenia ropa, no había nada me sentía devastada, fea, vieja, parida y gorda era el combo completo (no me quería, solo lo ocultaba bien pero no sabia quererme en todas mis formas, viene el conformismo cuando tienes esposo y dices igual así debe quererme, falacias!.

Como alguien va a quererme si no me respeto y amo lo que veo en el espejo, aparecieron ángeles en mi vida, vi cursos, iba a seminarios y empece a quererme de verdad porque sabes lo que pasa cuando realmente pasa eso en tu vida ya no tienes esas bajadas y subidas tan bruscas de tu peso, ya no buscas parecerte a alguien solo quieres ser feliz.

En este camino nace Curvas Reales y ella crece conmigo, al día de hoy entiendo que una mujer cuando se siente feliz en la piel que habita ya no se abandona, inclusive cuando es algo hormonal o salud que no podemos bajar de peso esto nos ayuda porque ya te aceptaste y con amor te tratas y enseñas a los de mas a tratarte, este es el comienzo de mi vida que quiero compartirlo contigo, se que eres fuerte, decidida y puedes lograrlo solo esta en ti borrar lo aprendido en tu mente DESAPRENDER  le dicen y si es verdad y aprendo a quererme

Cada día es un día para escribir tu historia, déjame acompañarte a escribir la tuya, deja que curvas reales entre por qué se lo que se siente estar en el fondo y es duro,  pero imposible!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *